Café Zimmermann de Leipzig

Café Zimmermann de Leipzig

Sería increíble poder tomar un café con Bach, de hecho no sabemos si le gustaba o no dicha bebida. Pero lo que si sabemos es que la conocía y compuso una obra que giraba en torno a ella y encima en forma de cantata, una mas de esas pequeñas joyas musicales, en este caso una profana, y conocida como Cantata del Café BWV 211. Esta cantata fue estrenada en 1734 por el Collegium Musicum de Leipzig. Inspirado por un texto satírico de Jean Bouvet Picandier publicado en 1727. Narra la historia de un padre protector (Schlendrian) que le prohíbe tomar café a su hija (Lieschen), aficionada a la deliciosa bebida (considerada un peligro en aquel tiempo). La amenaza con toda clase de castigos, que no le comprará más ropa, que no le permitirá salir ni asomarse a la ventana. Ella resiste y canta loas al café. Finalmente el padre le dice que no dejará que se case. Eso si que es demasiado y ella promete dejar el café, pero si el padre le busque novio de inmediato, mientras tanto ella corre la voz que sólo aceptará al novio que le permita tomar todo el café que quiera.

Durante mas de diez años esta pieza era interpretada en los cafés que se iban abriendo por todas las ciudades germanas, entre ellos en el Café Zimmermann de Leipzig. Durante los meses de verano era interpretada todos los miércoles de cuatro a seis de la tarde por el Collegium Musicum en los jardines Zimmermann.

Sin duda es una de las pocas obras cómicas de Johann Sebastian Bach. Y por ello merece la pena disfrutarla.

 

PROGRAMA:

J. S. BACH: Cantata del Café BWV211 “Schweigt stille plaudert nicht”

 

La Capilla Real de Madrid

Dir. Óscar Gershensohn